lunes, 22 de marzo de 2010

IMAGEN IMBORRABLE

Todavía recuerdo la imagen de mi padre sujetando mi cuello caminando alrededor de la plaza Bolívar. Relatándome la grandeza de ese hombre convertido en estatua. Ignorado por miles de personas que prefieren tocar sus dedos sobre las teclas de un pequeño teléfono.
Mis ojos se mostraban inmensos ante tanta genialidad: ¡Y el solo liberto seis naciones!- exclamaba la inocencia oportuna.

Todavía recuerdo la imagen de mi padre sujetando mi cuello y enseñándome el valor de los símbolos patrios. Sin aves de guerra ni problemas existenciales; respirando la luz de la ilusión. Ignorando el futuro, amando el presente.

Y cuando me toque el momento de ya no existir. Antes quisiera recordar la imagen de mi padre sujetando mi cuello y relatándome la grandeza de ese hombre, convertido en estatua, llamado Bolívar.

Emilio Pino Salinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario