miércoles, 3 de junio de 2009

LAS COSAS DEL DESTINO



Ángeles insurgentes vigilan mis sueños,
Mientras otro hombre es crucificado en los pasos de la salvación.
Una mujer con el fuego murió,
Juana en su acto de fe, alzo su espada y su sangre lucho.
Diminutos hechos del pasado se alojan en las espaldas,
Espaldas viejas, arrugadas,
Llevan el pasado como lanza.
¿Quien mato a Luther King? , ¿Quién mato a Gandhi? , hoy Hiroshima sigue llorando.
Y los Ángeles lloran riendo, ¿En aquellos das los cielos ardieron?
Las preguntas crecen y los hechos siguen.

Esperad, Neruda sigue escribiendo poemas del futuro
¡Aguanta, resiste! , nos dice vallejo y los héroes olvidados
Agitan los suelos.
Esperad, víctor Hugo sigue aquí y el progreso en los labios de violeta
Esperad, Esperad, si crees que este es el final
Observa tus pasos y respira lentamente,
“Nada termina hasta que se acaba”.
Este es solo el comienzo,
Recuerda que las cosas del destino son muy extrañas.
La tristeza existe y los milagros también,
¡Rimbaud nos salvo!
¡Bolívar nos libero!
¿Quien más? , ¿Quien mas?
Los Ángeles toman por cielo a la tierra, mejor dicho por hogar.
Y conocen la historia y sus enfermedades,
Mira al hombre, ¿Sobrevivirá? ,
Solo nos queda esperar las cosas extrañas del destino.


Emilio Pino.