martes, 2 de marzo de 2010

UNA ANTOLOGÍA QUE DEJA HUELLAS

Hace unos días atrás termine de leer una extraordinaria antología poética de ese ilustre escritor venezolano, Juan Sánchez Peláez. Que fue publicada por la editorial el perro y la rana, para la Biblioteca Popular de los Consejos Comunales: Serie las Arte y los Oficios.
Siempre había escuchado nombrarlo, pero nunca tuve la oportunidad de leer algunas de sus obras; hasta que ese momento llego Y de verdad que su poesía me dejo totalmente impresionado. La pasión transmitida a través de las palabras es insuperable. Su forma de escribir es vibrante, con enigmas que nos embriagan los pensamientos mostrándonos temas que se insertan en el hecho existencial de los seres humanos. La angustia, la calma, la tristeza, la alegría, el infortunio y el amor; son circunstancias que giran sobre su poesía y la definen. Muchos pudieran decir ante su obra, que es verso o prosa, pero siempre será poesía, siempre luz, siempre paginas de memorias.

Esta Antología es como aquellas obras que te atrapan y te dejan una huella imborrable. Y no solo ayudara a estructurar el estilo a la hora de escribir sino que te alimenta espiritualmente. Es una Antología sublime escrita por un poeta venezolano.

Para terminar con este humilde homenaje al maestro Juan Sánchez Peláez, los dejo con este poema que lleva por titulo x, extraído de dicha antología:


X

8.000 demonios ocultos
Nos gritan que el insomnio
Es tierra de exilio, sin leopardos ni ríos.

El conductor (de la grey humana)
Debe sobrevivir con lo que queda aún
Entre el roció de las pupilas matinales del mundo.

Por eso no miran ni la brújula ni la mesa de juego
Que ocupan los pasajeros.

Debe escrutar la línea famélica de los árboles
En las arterias de la isla.

Por nuestros huesos náufragos, por lo que flota
Sobre la llama del agua
O en el completo olvido.